LAS BELLAS Y LAS BESTIAS DE NUESTRA SOCIEDAD

Bella es hermosa, pero tanto por fuera como por dentro. Kate Moss, con un físico espléndido, es la imagen más pura del mal ejemplo a seguir: polémicas con la drogadicción, con su anterior extrema delgadez, portada en las revistas del corazón que leen las adolescentes… Así es como crecen los pequeños de la sociedad en que vivimos, pensando en mejorar su físico para estar mejor valorados, cueste lo que cueste y por encima de cualquier cosa.

Bestia asusta ala oscuridad con su apariencia, pero su interior es inversamente proporcional a su fealdad. Steve Hawkins es el cerebro de la ciencia moderna, un hombre sano en lo que está en su mano. Una persona capaz de asombrar desde su silla de ruedas. La sociedad, en sus apariencias públicas, le ve un handicap: el físico que le acompaña a todas partes, como su sombra.

Qué triste que el físico sea tan importante y que no existan miradas que traspasen la piel para ver el interior de quien tenemos delante. Modelos, cantantes y personas que, simplemente, son famosas por haber compartido sábanas con alguno de los anteriores, son la más viva imagen de lo que ninguno de nosotros queremos para las futuras vidas de nuestro pequeño gran mundo. Eso sí, ninguno de ellos es poco agraciado. Lástima que no seamos capaces de seguir tan fielmente a los del bando de las bestias como a las bellas.

VOLVER AL PASADO, GIRAR UNA PIEZA Y ESPECULAR

A través de The Confederate States of America (2004) de Kevin Willmott se trata de especular cuál habría sido la situación americana después de la Guerra de secesión (1861-1865) si hubiera sudo el sur el que hubiese ganado: esclavitud legalizada; Lincoln disfrazado de negro huyendo al norte; Jefferson Davis, después de anexionar el norte, coloca la bandera de La Confederación en la Casa Blanca… ¿Se imaginan a Lincoln tratado como a los criminales de guerra españoles durante la época franquista? ¿Y la expansión norteamericana hacia el sur del país? Kevin Willmott ha querido mostrarnos esta hipotética situación que tan diferente tendría al mundo actualmente. Una película o, más bien, falso documental que satiriza sobre los acontecimientos más importantes de la escasa historia y costumbres del país hegemónico a nivel mundial.

Quizá el falso documental más conocido sea Operación Luna, rodado por Stanley Kubrick a petición del presidente Nixon. En él, se presenta la llegada del hombre a la Luna en el Apollo 11 como un engaño. De hecho, la hipótesis de que pueda no ser cierta la noticia de julio de 1969 ha dejado una mancha en parte de la sociedad.

Así, muchos documentales ‘vuelven al pasado, giran una pieza y especulan’ sobre lo que podría haber pasado si tantas cosas hubieran sucedido de otra manera o, simplemente, no hubieran sucedido.

GENERACIÓN NOCILLA Y LOLITA BOSCH

El intento de renovación de las letras españolas por parte de unos cuantos escritores dio lugar a un pequeño grupo caracterizado por “la fragmentación, la interdisciplinaridad, el énfasis en la sobresaturación de la cultura pop entre la juventud española de principios del siglo XXI y el contraste con la llamada «alta cultura»”. Sus representantes no entienden “de nudos ni desenlaces”, pero conocen uno de los reclamos más importantes de la moderna sociedad en que vivimos: el reciclaje; por ello toman prestados textos ajenos. Las editoriales minoritarias, como Candaya, son las que han dado a conocer la trilogía de su creador, Fernández Mayo, titulada Nocilla Dream y que dos periodistas han utilizado para bautizar el nuevo movimiento literario: la Generación Nocilla.

Entre las pocas mujeres que forman parte de este pequeño y ruidoso grupo de escritores se encuentra Lolita Bosch que, pese a su procedencia catalana, ha vivido en dos continentes. El souvenir que ha traído para ella misma no ha sido sino otro que “el bilinguismo –de cualquier tipo- […] que le permite poder pasar de un lado a otro y distanciarme de mí misma” y, este mismo, lo ha compartido con sus lectores en La persona que fuimos. La obra publicada hace cerca de dos años “sorprende y encandila”, nos sumerge en sus letras y no nos deja despertar hasta engullidas sus páginas.

Podemos encontrar una autodescripción de Lolita cuando trata de hacer recomendaciones a quienes se quieren dedicar a la escritura: “Que lea, que no trate de publicar por encima de todo, que no se busque un agente literario, que no piense que la literatura tiene un precio, que no se queje de haber nacido escritor, que no proteste porque está mal pagado, que no sea complaciente, que renuncie a muchas cosas, que no haga caso de nadie, que no se considere necesario, que no trate de ser una figura pública, que no compare la literatura con otros trabajos, que escuche el consejo de otros escritores a los que admire, que respete el quehacer literario, que no sacie su curiosidad, que trate de aprenderlo todo, que piense mucho en lo que hace, que no se alimente del cotilleo literario, que escriba todas las horas posibles y que se corrija sin piedad ni deslumbramiento. Y, si alguna vez toma la decisión de ser escritor/a en serio, como decía J.D. Salinger, “que sólo se dedique a la literatura si piensa hacerlo monásticamente y que busque siempre la palabra más sencilla”. Quizá sea esta la mejor manera de describir a Lolita Bosch, escritora por naturaleza y oyente desde pequeña, cuando las lecturas en su casa eran el pan de cada día.

EL ARTE DEL PASADO

Un año tras otro, han conseguido hacer de piezas cotidianas piezas de arte que exhibimos en nuestras casas…

Un poco de arcilla, unas manos que sepan moldearla, un mar que la guarde, pese a sus roturas, unos años y… Un ámfora para coleccionistas del mar.

Un buen carpintero, un diseño típico de la época, unos cuántos años de modernidad de líneas rectas y… El escritorio.

LA VIDA DE UN MUNDO

Que todos seamos diferentes es lo que nos hace iguales. Esta fue la idea de los creadores de la revista COLORS, L. Benetton y O. Toscani. Quizá otra de las frases célebres que les vinieron a la mente fue que “una imagen vale más que  mil palabras” y, por ello, las utilizan como principal medio de expresión: la fotografia es inteligible para todos, independientemente de nuestra lengua. Así, la web de su publicación recibe a los lectores con amplio mosaico de imágnees cada una de las cuales esconde un pequeño reportaje.

Lejos de intentar llegar únicamente a la fibra sensible de sus lectores con temas de gran compromiso para sociedad mundial actual, también abarca aspectos más ociosos, como la moda y el interés por las “comunidades” que comparten nuestro mismo plante.

El pueblo de Cuba es el nombre de uno de los últimos reportajes fotográficos publicados por la revista. En él nos aproximamos, mediante la expresividad de la fotografía en blanco y negro, a vidas lejanas, a la vez que vecinas. Recogiendo de los más pequeños, a los más mayores, sin olvidar a los de media edad. Así es como COLORS nos muestra un rinconcito de nuestro planeta.

El rincón español también está incluido entre sus publicaciones. El arte del baile flamenco aparece recogido en un conjunto de fotografías que no olvidan los pequeños detalles que marcan la diferencia entre bailarines y que todos poseemos: los pies.

EL ARTE NO TIENE PRECIO, PERO EL ARTISTA PAGA CON DINERO

La canción que nos trae dulces recuerdos; el cuadro que nos dice, con su silencio, tantos secretos; la foto del atardecer de un día maravilloso; el artículo que nos regaló una nueva opinión fundamentada… Millones de euros no podrán pagar nunca el derecho de reproducción eterno de momentos oportunos de inspiración que tantas vidas cambiaron.

El artista, para no morir de hambre como antaño, necesita que se valore su obra en vida, pese a que, como cuando muere el vecino que tan mal nos caía, todos somos buenos y valemos más en un ataúd que compartiendo el camino de la vida.

Para eso ha nacido la SGAE (Sociedad General de Autores Españoles), que, para evitar dejar a sus genios morir, pasan a un extremo en el que el artista tendrá un nivel adquisitivo normal y ellos, siempre por una buena causa, suman ceros a la derecha en sus cuentas bancarias.

¡¡OLE!!

Un vestido de sevillana rojo con topos blancos, en pelo una rosa roja y, al ver al torero mover su capa con majestuosidad sobre el toro que intenta embestirlo, al unísono: OOOOOLE!

Peinetas, cabellos negros y piel morena y, en nuestro vocabulario, lo que todos conocemos es un OLE que aplicamos a tantas situaciones. No distinguimos, en la distancia, entre españoles sureños y Asturianos o Vascos a los que les falta sal y pronuncian las consonantes con las que se pelearon los andaluces.

Pulpo a la gallega o pesca’íto frito, una cervecita con una tapita en el bar o un quinto con un acompañamiento de cacahuetes en el mejor de los casos… ¡Qué más da! Lejos de tierras tan dispares, somos más homogéneos que robots hechos en serie: al entrar, como turistas conocidos españoles, en cualquier restaurante un OLE nos saluda.

  • Calendario

    • junio 2017
      L M X J V S D
      « May    
       1234
      567891011
      12131415161718
      19202122232425
      2627282930  
  • Buscar